Cosas que debes de dejar de hacer si sufres de ansiedad

Cuando tenemos ansiedad muchas personas nos dicen que debemos de cambiar algunas cosas en nuestras vidas; que debemos bajar el ritmo o que no debemos de tomarnos todo a lo tremendo. Pero ellos no comprenden, en un estado de ansiedad las personas no son capaces de enfocase en todo lo que los rodea; su mente se encuentra trabajando a otro nivel y es muy difícil que logren bajar el ritmo.

El enfoque de una persona que sufre de ansiedad solo está delimitado y puede encontrarse bajo el dominio de las preocupaciones; la negatividad y la falta de control.

Algo que debemos de reconocer, es que muchas de las estrategias que se utilizan para calmar la ansiedad solo se limitan a tratar los síntomas, pero no el problema en sí. Es por esto que debemos de buscar la ayuda de profesionales y buscar una estrategia terapéutica que más se ajusta a nuestras necesidades.

Asimismo, de la misma forma en la que conveniente saber qué hacer cuando sufrimos ansiedad, también es necesario saber qué es lo que no es remendable hacer cuando sufrimos esta condición.

Cosas que no debes de hacer si sufres de ansiedad

No le des tantas vueltas a las cosas, detén el pensamiento

La ansiedad hace que pensemos distinto. Caemos en un estado negativo, fatalista y desgastante.

Para esto debes de:

  • Intentar romper el ciclo de esos pensamientos persistentes que rompen tu equilibrio y tu calma.
  • Es recomendable tener claro en qué momento un pensamiento, una imagen, una frase o un recuerdo empieza a ser persistente en nuestra cabeza. Cuando esto ocurra, intenta desviar tu atención hacia un tema positivo.

Algo que te puede ayudar es hacer deporte, pintar o hablar con alguien.

No evites, no huyas.

Te encuentras huyendo si renuncias en tu trabajo porque este te causa ansiedad; también huyes si tienes problemas con tu pareja y prefieres pasar mucho tiempo fuera de casa para no estar con ella. Estas son maneras indirectas de huir de algo que te preocupa.

¿Qué es la ciática?

Es mejor que enfrentes lo que sientes porque si huyes tus problemas van a adquirir poder.

No anticipes cosas que aún no han pasado

Esta es la ansiedad más nociva, es decir, más perjudicial y delimitada que puede sufrir una persona. Este tipo de ansiedad no te permite hacer algo que quieres porque piensas que ocurrirá algo malo o algo que no quieres.

Pero realmente nadie puede saber que ocurrirá en el futuro; así que mejor enfócate en el presente y trata de controlar el negativismo.

Déjate llevar

Las personas que han sufrido de un ataque de ansiedad temen, ante todo; que este vuelva a suceder. En ocasiones generan tanta angustia que ese miedo hace que vuelva a ocurrir.

Es recomendable que te monitores, que estés pendiente a tu ritmo cardíaco; que pienses que si entras a cierto lugar te puedes poner nervioso o que si haces algo puedes perder el control. Pero debes de ser capaz de tener confianza en ti, debes de enfrentar aquello que te da miedo ya que de esta forma podrás encontrar equilibrio y calma.

No quieras vivir sin ansiedad

Un error muy común es pensar que la ansiedad es tu enemigo. Lo mejor es que convivas con ella; pero evitando que esta te controle.

La ansiedad es un mecanismo de defensa, esta nos ayuda a evitar riesgos, nos ayuda a sobrevivir e incluso nos da energía y motivación para lograr lo que deseamos. Sin embargo, cuando esta hace que nos paralicemos, que se nos vaya el aire, que nos quite el control y la felicidad, debemos de hacer algo.

Es necesario encontrar la raíz del problema. Debemos de conversar con nosotros mismo y descubrir que es lo que nos causa ansiedad. Y, si es necesario, acudir a un psicólogo.

Debes de evitar a algunas personas

Hay personas que pueden ser el foco de nuestra ansiedad y por ello es mejor evitarlas.