Mis huesos y las articulaciones destruidas se fueron reparando sólitas en 5 días con este remedio.

Si bien es cierto, cuando queremos fortalecer los huesos recurrimos a medicina de laboratorio. Pero, lo que ningún doctor nos dirá es que en la medicina de ámbito natural podemos encontrar productos que pueden ayudarnos a fortalecerlos de una manera más efectiva y sencilla. Somos consiente de que la medicina convencional es muy buena a la hora de combatir enfermedades, sin embargo, nunca podemos dejar de aprovechar los beneficios que nos brinda la madre naturaleza.

En este articulo te mostramos un método que te ayudara a fortalecer tus huesos sin tener que ir a un doctor, tomando en cuenta que este tratamiento es ideal para las personas que realizan ejercicios y ayuda a que los huesos de los niños se desempeñen correctamente. Por tanto, no tendrás que preocuparte por las fracturas o dolores por desgastamientos como en el caso de los ligamentos y tendones que se desgastan con el paso de los años.

Anota los ingredientes y las intrusiones que estaremos dejando más abajo para que tenga este poderoso remedio a su alcance y puedas utilizarlo cada vez que lo desees. Nota importante: antes de conocer la receta es importante mencionar que nunca debes emplear una receta casera sin antes consultarlo con tu médico, más aún si padeces de algún tipo de problemas de salud ya que podría empeorar su estado. Dicho esto, pacemos a conocer cuáles son los pasos a seguir para elaborar dicho remedio.

¿Mala circulación? ¿Manos y pies fríos? Aprende como identificar una mala circulación y como tratarla.

Remedio casero para fortalecer los huesos y las articulaciones

Ingredientes:

– Semillas de calabaza (2 cucharadas)

– Semillas de sésamo (2 cucharadas)

– Gelatina sin sabor (2 cucharadas)

– Semillas de lino (5 cucharadas)

– Pasas (3 cucharadas)

– Miel de abeja (1 taza)

Preparación y uso:

Vamos a colocar todos los ingredientes en la licuadora y procesamos durante 3 minutos o hasta obtener una sustancia homogénea y libre de grumos. Para finalizar vamos a verter la mezcla obtenida en un frasco de vidrio con cierre hermético y guardamos en el refrigerador. Lo ideal es consumir un poco de la mezcla antes de cada una de las comidas principales. Nota: si queda muy espeso, puede agregar una tácita de agua tibia para facilitar su consumo. Cabe mencionar que no se puede conservar por más de dos meses.

Si nuestro contenido te parece interesante y te gusta, no dudes en compartirlo con tus amigos y familiares. No olvides dejar tus aportes, dudas, preguntas y comentarios sobre el articulo.