Joven atropella y se lleva la vida de una niña, cuando la policía llega a la escena encuentran una nota que los dejó paralizados.

Como esta historia que está por leer hay muchas. Hace unos días que estuve viendo en una charla como una madre compartía el doloroso momento en el que pidió a su hijo muy joven en un accidente. El motivo por el que lo hacía era concientizar a otros jóvenes del peligro de las motos de alto cilindraje. Pero la historia que vas a ver a continuación se trata de un suceso provocado por causa de las bebidas alcohólicas.

Bueno, esta historia es más bien una reflexión en la que una chica rememora todo lo sucedido durante el trayecto en que pierde la vida. Se cree que el hecho es ficticio pero nada más parecido con la realidad que vivimos a diario. Es muy usual te haya pasado o le haya pasado a una persona que tu conozca, por lo que te recomiendo que la leas y la comparta con todo aquel que conozcas. Te aseguro no dejarás de leerla.

Querida mamá, Yo fui a la fiesta y me acuerdo de lo que me dijiste. Me dijiste que no debería tomar alcohol, mamá. Así que me bebí una Sprite. Me sentí orgullosa de mí misma, mamá. Exactamente como dijiste que iba a sentir. No manejé borracha.

Aunque algunos de mis amigos me dijeron que lo hiciera. Pero yo hice como tú me dijiste, porque sé que siempre tienes la razón. Ahora la fiesta se está acabando, mamá, y todos están saliendo de acá en sus carros.

Yo me senté en el auto y sabía que iba llegar bien a la casa, ya que tú me educaste tan bien, mamá.

Yo empecé a manejar, mamá, pero cuando salí a la vía salió un auto que no me vio, mamá. El manejó contra mí y me atropelló. Ahora que estoy acostada en la acera, escucho que la policía dice una cosa: El chico que hizo esto está borracho. Hay sangre por todos lados, mamá, y la mayoría es mía.

No lo creía hasta que lo pobre, por algo le dicen la chupa panza casero, se chupo la mía en 5 días.

Estoy tratando de no llorar, mamá. Pero puedo escuchar que el personal de la ambulancia dice: Esta chica se va a morir.

Yo sólo te quería contar, mamá, que te lo juro que no tomé en la fiesta. Fueron todos los otros, fueron los otros que no pensaron como yo.

El conductor seguramente estaba en la misma fiesta a la que yo fui. La única diferencia fue que él eligió tomar y conducir y yo voy a morir.

¿Así que por qué la gente hace esto, mamá? ¿No saben que dañan vidas? El dolor lo siento ahora, es como si cien cuchillos me estuvieran acuchillando. El chico que me atropelló se puede ir, mamá, eso no se siente bien. Yo estoy acá muriéndome y todo lo que él puede hacer es estar ahí parado y mirar.

Dile a mi hermano que no llore, mamá. Dile a mi papá que sea fuerte. Y cuando llegue al cielo, mamá, escriban “hija de papá” en mi tumba.

Alguien le debería haber dicho a ese chico que el alcohol y la conducción no van bien junto. Si alguien sólo le hubiera dicho esto tal vez yo hubiera vivido. Alguien le debería haber enseñado que uno no puedo tomar y manejar. Tal vez si sus padres le hubieran dicho algo, entonces yo todavía estaría viva.

Mis respiros ya se vuelven más cortos, mamá, antes que me despida. Tengo mucho miedo. Este es mi último momento, y estoy tan mal preparada. Quisiera que tú me pudieras abrazar mamá, pero no llores por mí. Tu siempre estuviste ahí, mamá, cuando te necesité.

Tengo una última pregunta, mamá, antes que me despida. Yo no tomé alcohol cuando iba a manejar, ¿así que por qué soy yo la que tengo que morir?

¡Por favor, comparte esta historia con todos tus amigos de Facebook para mostrar que nadie jamás tiene que morir a causa de que alguien tome la decisión de conducir con alcohol en el cuerpo!