Esta modelo posaba para una fotografía, entonces su novio vio algo raro en ELLA…

Meagan Barnard, de Minneapolis, Estados Unidos, sufre de una enfermedad llamada linfedema. Esta enfermedad consiste en una afección incurable que ocasiona una obstrucción en el sistema linfático. En este caso, esta enfermedad ha hecho que su pierna derecha tenga un exceso de líquido; tiene tres litros acumulados en su pierna.

Meagan ocultó su pierna por mucho tiempo; utilizando ropa holgada y negándose a utilizar vestidos o faldas; ella duro más de una década con este estilo. Ella incluso pudo lograr ocultar su afección de su novio; Robert Neidenfeuhr, de 27 años de edad con quien compartía dos años juntos.

 El afirma que nunca se dio cuenta de su pierna hinchada; incluso cuando intimaban, no logró darse cuenta.

Según lo que dijo Robert; ella era sumamente cuidadosa para que nadie se enterara; él no se dio cuenta, pero logró darse cuenta de algunas cosas extrañas; como que ella apagaba las luces o cerraba las puertas para que él no la pudiese ver.

A pesar de sus inseguridades; Meagan decidió hacer pública su afección; con el propósito de que otras chicas que padecieran lo mismo que ella; entiendan que no deben de sufrir en silencio como ella lo hizo.

Meagan dijo “realmente no sé cómo me he podido ocultar por tanto tiempo. Creo que no quiero que otras chicas deban de pasar por lo mismo que yo. Después de hacer pública mi condición, me he quitado un gran peso de encima y me siento más feliz”.

Antes de morir sorprende a su sobrino.

Su afección empezó durante su adolescencia; cuando sus ganglios linfáticos no crecieron y no se hicieron los suficientemente grandes como para poder procesar el fluido, el cual luego quedó atrapado en su pierna.

Ella comentó que después de ser diagnosticada tuvo pensamientos suicidas y sentimientos de soledad.

Ella se pasó un largo tiempo deprimida; cuando llegaba de la escuela solo se ponía a llorar y a preguntarse a sí misma por qué eso le tuvo que pasar; incluso le escribió una carta suicida a su padre diciéndole que ella iba a terminar con todo.

Para poder tener un alivio a largo plazo; ya que esta es una condición dolorosa; ella se debe de someter a una liposucción. Sin embargo, las compañías de seguros en Estados Unidos; consideran que su afección es cosmética por lo que no cubrirán el tratamiento.

Por tanto, Meagan decidió autofinanciar el procedimiento con la ayuda de sus amigos y familiares.