¿Qué es el síndrome de Tourette?

El síndrome de Tourette es un trastorno neurológico que afecta a una de cada cien personas. Este síndrome se caracteriza por la aparición de tics; los cuales son trastornos involuntarios compulsivos, que termina evolucionando en movimientos repetitivos o sonidos indeseados.

Esta enfermedad provoca un gran impacto en la vida de quien lo padece; ya que puede incluso influir en los aspectos sociales y laborales. Por desgracia, aun no existe una cura.

¿Qué es el síndrome de Tourette?

Como mencioné anteriormente, este síndrome consiste en la aparición de movimientos o sonidos involuntarios que no puedes controlar. En la mayoría de los casos; esta patología se empieza a manifestar durante la infancia o en la adolescencia; generalmente antes de los 15 años.

No se conoce porqué se produce pero de cree que se debe tanto a factores genéticos como por factores ambientales. De hecho, estos ocurren con mayor frecuencia en personas que tienen antecedentes familiares y, de igual manera; afecta más a los hombres que a las mujeres.

Los tics son movimientos o sonidos repentinos y breves. Estos se clasifican en simples y complejos. Los simples son aquellos que involucran a grupos musculares pequeños. Y, por el contrario, los complejos incluyen más grupos musculares.

Muchas personas piensan que el síndrome de Tourette es una patología que hace que la persona que la padece diga palabras feas o insultos; en momentos que son inadecuados y sin control. Sin embargo, no siempre es así, ya que las manifestaciones son muy variadas.

Si tienes esta planta en tu jardín cuídala: te contamos los beneficios que le brinda a la salud.

Tratamiento médico del síndrome de Tourette

Realmente, muchas personas no requieren ningún tratamiento para tratar esta patología; ya que en algunos casos los síntomas son leves y no influyen en la vida cotidiana. Sin embargo, este síndrome también puede ser incapacitante; por tanto, se han ideado distintas maneras de aliviar los tics como, por ejemplo, mediante medicamentos.

Aunque, según estudios, existen algunos neurotransmisores, como la dopamina, que se encuentran implicados en el desarrollo de esta patología. Por este motivo, un tratamiento médico para esta patología implica la suministración de fármacos que bloqueen y disminuyan la dopamina.

Otra opción es inyectar bótox en el músculo que genera el tic.

También te puede interesar este articulo http://estiloconsalud.com/trastorno-obsesivo-compulsivo/