Una loción capilar totalmente natural que podrás preparar y utilizar en casa para revivir tu pelo.

Si usted quiere lucir una cabellera espectacular que es el anhelo de toda mujer, pero mayormente a algunas mujeres le resulta muy difícil lucir un cabello hermoso, suave y sedoso, y eso no se trata de empeño o voluntad en el cuidado.

Pero también algunas personas le echamos la culpa al clima por la temperaturas, también a la alimentación inadecuada e incluso por cambios hormonales nos inventamos  un sin número de  cosas más. De modo que necesitamos una ayuda para obtener ese cabello envidiado por todas y que lo natural la belleza de la mujer  se refleja más en su pelo .

El jengibre es una raíz que se ha utilizado durante mucho tiempo en la gastronomía, pero que estos últimos años, a raíz de descubrimientos que se fueron sucediendo, lo hemos incorporado en otros aspectos de nuestras vidas para contribuir a la salud y a la belleza.

Y en este caso vamos a darle una utilidad en relación al crecimiento del cabello; porque por si no lo sabías, el jengibre contiene propiedades que benefician a tu cabello como te detallaremos a continuación:

– Reactiva el flujo sanguíneo en el cuero cabelludo, detiene la caída del cabello, elimina la caspa, fortalece y da brillo, propicia el engrosamiento de las hebras de pelo y acelera el crecimiento de manera natural.

Esto es lo que debes hacer para eliminar la piel colgante de tus brazos

Para que puedas utilizar al máximo las propiedades del jengibre en tu cabello te indicaremos como preparar una loción totalmente natural que podrás utilizar y preparar de manera fácil en la comodidad de tu casa.

Ingredientes: 1 raíz de jengibre, 1 cucharada de miel de abejas y 1 cucharada de aceite de oliva

Preparación: Rallar el jengibre y luego colarlo para obtener un extracto. Si puedes utilizar un extractor de jugo, mucho mejor. Unir este extracto con el resto de los ingredientes. Mojar el pelo retirando el exceso de agua de manera tal que sólo quede húmedo. Aplicar la preparación masajeando desde la raíz hasta las puntas y luego cubrirlo con un gorro de ducha durante 40 minutos.

Retirar el gorro, enjuagar con agua para quitar el grueso de la preparación y luego lavar de manera habitual.