Le dan el alta del hospital a esta madre.

Una modelo Británica llamada Sallie Axl, esperaba  con todas ansias la llegada de su bebe como toda madre que tiene su primera experiencia. Como en este mundo tan impredecible no tenemos nada por asegurado, la modelo repentinamente sufrió un aborto involuntario, por lo que tuvo que correr al hospital para ver que podía hacer. Lo que ella cuenta que sucedió allí es realmente devastador.

“Esta es la primera vez que he sido capaz de hablar de mi asqueroso calvario en el Hospital St. Mary de Manchester. Fui llevada al hospital 7 semanas antes y al final sufrí un aborto involuntario que hizo que perdiera a mi angelito».

Sallie comentó que en el hospital no le pudieron sacar al niño de su interior; lo que le causó una infección que hizo que perdiera el 40% de su sangre. Sus venas colapsaron y la tuvieron que operar de emergencia.

Cuando despertó y finalmente le dieron de alta en el hospital; le entregaron una bolsa de plástico. En la bolsa había una caja, en donde habían introducido a su hijo no nacido.

“¡Recibí a mi bebé muerto en una caja y una bolsa de plástico! Junto a otra bolsa de medicamentos y me enviaron a mi casa para llorar. Mi bebe fue tratado por alguien como si fuera una comida para llevar”.

Parecen una pareja normal pero cuando la cámara baja.

El motivo por el que ella comparte su historia es para que los hospitales se den cuenta de lo mal que están realizando sus prácticas; no solo por el hecho de que ella terminó contrayendo una infección; sino que por cómo le entregaron a su bebé.