Remedios naturales para tratar edemas

El edema es una hinchazón que se produce en los tejidos blandos por el aumento del líquido extracelular. Los edemas pueden ocurrir de dos maneras; pueden ser de origen mecánico o fisicoquímico. El primero ocurre cuando se altera la circulación de la sangre que retorna al corazón, y el segundo sucede cuando existe un desequilibrio en el intercambio de sustancias entre la sangre y los tejidos.


Otras causas mecánicas pueden ser las o obstrucciones de las venas y de los vasos linfáticos.


Las causas del origen fisicoquímico pueden ser por procesos infecciosos; inflamatorios o alérgicos; estas son las causas locales. Las causas generales son: desnutrición, problemas renales o endocrinos.

Un signo del edema visible es el aumento de peso sin causa evidente que lo justifique. Uno de los primeros síntomas que el paciente puede observar es que el anillo le queda mas ajustado que antes; o que se le dificulta ponerse los zapatos.

Otros síntomas frecuentes son:

  • Hinchazón en la cara y las piernas.
  • Aumento del perímetro abdominal.
  • Persistencia de una concavidad en la piel, después de haber presionado sobre ella.

En el caso del edema de las piernas o hinchazón de las piernas; generalmente, este se encuentra relacionado con las varices.

Remedios naturales para tratar los edemas

Remedio #1:

¿Sabes cual es la función del vello púbico?

Ingredientes:

  • Un litro de agua.
  • 2 cucharadas de menta.

Modo de preparación:

Vierte la menta en el agua y deja que hierva por unos 10 minutos. Luego deja que se ponga tibia y procede a lavarte las piernas y las zonas en que tengas molestias; con esta agua. Este remedio ayuda a reducir la hinchazón y posee un efecto calmante.

Remedio #2: toma una ducha fría; puede ser de cuerpo completo o solo las piernas; en sentido ascendente; es decir; de los pies hacia arriba; no dures mas de tres minutos.

Remedio #3:

Ingredientes:

  • Aceite de oliva virgen.
  • 2 zanahorias.
  • Una cucharada de salsa de soya.
  • Una pizca de sal marina.

Modo de preparación:

Primero, corta en rodajas las zanahorias.

Segundo, fríelas en aceite de oliva. Cuando estén tiernas; agrégale la salsa de soya y la sal. Remueve por unos minutos y retíralo del fuego. Consume este remedio dos veces a la semana.

También te puede interesar este articulo http://estiloconsalud.com/alimentos-que-debes-de-evitar-en-el-desayuno/